La mayoría de las colmenas monitoreadas están en el cantón de San Ramón, zona dedicada principalmente al cultivo de caña de azúcar y café.
Crédito de foto: R2montero /Wikipedia

A través de un convenio con el Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales de la Universidad Nacional de Costa Rica, se inició el monitoreo de colmenas en tres cantones de la provincia de Alajuela.

Costa Rica es el cuarto país latinoamericano que se suma al proyecto Salud Apícola 2020. Esto, gracias a la firma el pasado 5 de abril, de un convenio de colaboración entre Fraunhofer Chile y el Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales (CINAT), de la Universidad Nacional de Costa Rica.

El convenio, firmado por Marnix Doorn, director de Salud Apícola 2020, y Johan van Veen, director del CINAT, permitirá trabajar en forma colaborativa en los monitoreos y capacitaciones a los apicultores locales. La iniciativa tuvo además el apoyo del Ministerio de Agricultura.  

El primer monitoreo abarcará la época lluviosa (mayo a noviembre) y se espera concluya este mes con 60 colmenas en la provincia de Alajuela, zona de montañas y selva tropical en el norte del país.

Hasta fines de agosto se habían monitoreado 34 colmenas, la mayoría de ellas en el cantón de San Ramón, zona dedicada principalmente al cultivo de caña de azúcar y café.

También se han abarcado los cantones de Palmares, donde predomina el cultivo de café y tabaco, y en el de Atenas, una zona agrícola y montañosa con abundantes plantaciones de café.  

El trabajo en los apiarios involucra fotografiar las colonias monitoreadas, hacer encuestas sanitarias a los apicultores y analizar abejas adultas para detectar la presencia de enfermedades como nosemosis y acariosis traqueal, además de tomar muestras del pan de abejas.

 “En este primer monitoreo hemos observado diferencias importantes entre los apicultores respecto del manejo y cuidado de las colmenas, las condiciones en que está el material apícola, los métodos de alimentación, el cambio de abejas reinas los niveles de varroa, la población de las colonias y la ubicación y acceso a los apiarios”, señala Rafael Calderón, coordinador del Programa Integrado de Patología Apícola del CINAT y coordinador de Salud Apícola 2020 LatAm en Costa Rica.

Entre los problemas que amenazan la condición sanitaria de las abejas y las colmenas, el investigador destaca que “en algunos casos específicos no encontramos las colonias debido a la altura de las malezas. Fue necesario cortarla para encontrar las colmenas y evitar accidentes por ataque de serpientes. En otros casos, no pudimos manipular las colmenas debido al mal estado de los materiales”.

El proyecto Salud Apícola 2020 LatAm contempla en una segunda etapa el diseño de capacitaciones a los apicultores locales para la incorporación de buenas prácticas sanitarias que permitan prevenir y controlar enfermedades y otros riesgos para las abejas y su productividad.